domingo, 27 de mayo de 2007

Crónica 8. Sigo sabiendo lo que hicisteis el 13 de marzo.

Es la una y cuarto, hora de España en el reloj de mi ordenador y hora de la reflexión aquí, en las Crónicas de FJ.

Día de reflexión, 26 de mayo.

No voy a hablar de política. Esta semana no he hablado de nada. Como comprobaréis, he estado totalmente ausente, preocupado por los quehaceres y mis obligaciones diarias, entre las cuales destacan el ir a la universidad y pasarme por un par de colegios con mi grupo de música de cámara y un teclado electrónico a cuestas para amenizar la mañana a los chavales de determinados colegios, en Santa Ana y en El Albujón, pueblos ambos cercanos a Cartagena y en los cuales actuamos los pasados jueves y viernes, respectivamente.

Cuál es mi sorpresa cuando vuelvo aquí a este lugar y veo a la crispación personificada. Hay tipos que sin comerlo ni beberlo se ponen delante de un teclado a escribir tonterías y le dan al botón de enviar sin siquiera pensar un poco en lo que están haciendo. No sé cómo lo hacen pero montan el Belén en pleno mes de mayo, casi junio. Ellos dicen que no insultan, ellos dicen que no crispan, mas es todo lo contrario, porque en el artículo anterior ya han podido ver ustedes, oh amigos lectores, todas las cosas que ha sido capaz de escribir un señor que, como buen amante de la libertad de expresión, ha escrito, y que yo, como buen amante y practicante de dicha libertad de expresión, no he borrado, ni tampoco, dicho sea de paso, borraré. No hay nada como pasar de vez en cuando a leer las tonterías que deja la gente.

Me llaman "el pianista de maristas". La verdad es que no es ninguna mentira, soy pianista y antiguo alumno de maristas, así que no veo por qué he de ofenderme por ello. Incluso me halagan esas cosas. Puede que haya algunos que lancen toda su frustración de no haber sido nada en la vida contra el teclado de su ordenador. No sé por qué. Si tantas ganas tiene uno de aprender a tocar el piano, no hay nada como tomar unas clases, o sentarse delante de un teclado y coger un manual. No lo entiendo. Luego hablan algunos de campaña limpia. La campaña, no sé, no voy a entrar en eso. Pero los comentarios que ha recibido este blog son realmente crispantes.

Me pueden preguntar ustedes qué es la crispación. Pues esto, ni más ni menos. Que te llegue un tipo un poco subido de tono que te lance frases como las que ha puesto este hombre. Tienen una muestra del episodio completo en el hilo correspondiente de www.monclovitas.com.

Sigo, y acabo. No sé qué han visto en mí algunos, de verdad. Me insultan, me ponen verde, incluso los hay que me amenazan. Pero no insultan. Pero no crispan. Por cierto, el que tomaba vacaciones en mayo, todavía no le he visto el pelo. Pudiera ser que el buen señor es calvo y por eso no se lo he visto, o tal vez porque ni se ha molestado en cumplir su amenaza de venir a Cartagena a buscarme.

En fin, que mañana, elecciones, y cuando el partido que va a ganar en Murcia gane, porque está cantado, a más de uno seguramente se le pasarán las ganas de hablar de la Zerrichera y de todas esas cosas hasta dentro de tres años y medio.

Porque como dijo el presidente: "Si usted demuestra que eso que dice es verdad (sobre corrupción) dejo la política, y si no, la deja usted". Callado se quedó el adversario político, que vaya usted a saber de qué partido era. Se lo pueden imaginar, amigos lectores.

En fin, reflexionen estos últimos momentos, y ya mañana les dejo con la crónica especial que hará Alex dedicada a la Comunidad de Madrid, y cuando pueda, volveré con el resto de información oportunamente para contar qué es lo que ha pasado en estas elecciones.