lunes, 20 de noviembre de 2006

EPISODIO 66. QUÉ SANO ES EL DEPORTE.

Y tanto que es sano el deporte. Sobre todo cuando uno ve la gran trayectoria de España en el mundial de baloncesto.
Es que el asunto se está olvidando y salió hace cosa de un mes y poco. Estoy hablando del señor Jaime Lissavetzky, que cogió los cuartos de la federación de basket y se las piró a Japón, tanto él como el señor Rafael Blanco, y señora, e hijo, que viajaron todos en primera clase (o en gran clase) con unos billetes que quitaban el hambre de lo gordas que eran las cifras. Pero gordas, gordas.
Luego estaba el hotel allí, que era un lujazo de la hos....... y costaba lo que cualquier trabajador de clase media puede permitirse... creo recordar que casi unos 3000 euros.
Y el restaurante, que ya eso es de órdago, eso es yaaaaa vamos, la repera.

Y todo esto resumido son los capítulos que nos contó Abellán en El Tirachinas hace poco y que ya olvidamos. Nooo olvidemos, hombre, no olvidemos.
Abellán soltó todas y cada una de estas cosas. Le dio a Lissavetzky la oportunidad de ir al programa cuando quisiera para decir que todo era mentira. Pero el hombre no fue.
Y razón tuvo entonces Abellán cuando le llamó "cagón", y que si quería ir a los tribunales que fuera, con una seguridad tan pasmosa que yo dije: "vaya, va a ser verdad que el Jaime este se ha llevao los cuartos de la federación de baloncesto".
Y efectivamente, así fue, se pagó un pedazo viaje a Japón que ni el maharajá ese.

Qué bueno es que el dinero público no sea de nadie...

3 comentarios:

Anónimo dijo...

¿Has visto la manifestación del servicio de La Moncloa a los señoritos Sonso y Zapa?

Los $ociata$ son todos iguales, unos horteras que van de nuevos ricos.

Javi dijo...

Siiii, eso ha sido buenísimo...

XDDDDD

Belirey Tamar dijo...

Un viejo refrán les viene al pelo a todos estos socia-listos. "Ni pidas a quién pidió . Ni sirvas a quién sirvió" porque cuando rezán (Y esto es un suponer) dicen. "No te pido Dios que mes des; sino que me pongas donde haya".