domingo, 28 de enero de 2007

Episodio 93. Más de exámenes. Que nos pillen "confesaos".

Esa falsa leyenda sobre esa asignatura que tantos temen. Regulación Automática. Se estudia en ingeniería industrial. Y tengo el examen (que he de aprobar, dicho sea de paso) el sábado 3 de febrero (es que no hay más días, tiene que ser en sábado).

Y sobre esta asignatura corre una leyenda negra de dificultad. Y no es difícil, salvo el tema 3; cualquiera que entienda un poco del tema o se informe lo verá.

No es difícil la simplificación de los diagramas de bloques; lo que pasa es que la gente no tiene ni puñetera gana de aprenderse esas doce reglas que vete a saber quién las inventó y que dan más asco que los mismísimos Genoveses.

No es difícil lo del lugar de las raíces, a pesar de la grandísima cantidad de ángulos raros, números más raros, y gráficas más raras todavía, junto con unos palabros que rezan "centroide de las asíntotas del lugar de las raíces". No es difícil. Pero da tanto asco que uno que ha asistido a clase ya no tiene ganas de estudiarse ese maldito churro de números. Y es que estos ejercicios dan más asco que Enric Sopena.

Seguramente no será difícil lo de los sistemas controlados por inducido y similares (el tema 3), pues es simplemente leer el enunciado y comprenderlo. Hasta yo me asusto de ver el enunciado de un problema que vale 3'5 puntos; dicho enunciado ocupa una página entera del examen con un dibujito incomprensible que a veces ni te dan. Claro, con tanta chuminada junta uno no sabe por dónde empezar a hacer el problema y se acuerda del "pater familias" del sacrificado docente que le ha estado atendiendo durante días en su despacho, resolviendo dudas a tutiplén; pero es que la mente del estudiante, obsoleta por el desuso, como ya expliqué hace unos días, es así. Pues durante largos años escolares y LOGSEROS los profesores han intentado inculcarnos los principios básicos del respeto y la educación (no sirve de nada, porque luego uno se pone a destrozar tumbas de víctimas de ETA o se pone a pegar navajazos con los Latin Kings. Que no existen, son como Batasuna, los Latin no existen).

Pues después del examen del sábado 27, nadie podrá negar nunca más el holocausto, y si sumamos los dos próximos, quien lo niegue irá derecho a escribir para Sopena o a suplir a Francino en la SER. Puede incluso que se invente noticias falsas, aunque luego llegue alguien y le de semejante paliza dialéctica tal que aquella mordida de oreja de Thysson se quede en una mera anécdota.

En fin, que tras este ladrillazo infumable que a algunos les habrá parecido incluso soportable (y a un mínimo sector incluso "leíble", o legible para otros), me esfumo hasta nueva orden y hasta un nuevo rato libre que en estos días se agradecen.

Consejos para estudiantes: iros a la biblioteca a estudiar que se está mejor, que uno está en su casa y enseguida está que si la tele, que si el frigorífico, que si voy a enchufar el emule, que si voy a ver el MSN a ver quién está conectado... y se te pasa la mañana y, obviamente, no se estudia nada, como ya dije.

Sean buenos.
Y cuidado con algunos julais que andan sueltos, sacudidles por mí.


PD. Me creí que esta vez el Dépor ganaba al Zaragoza, pero voy a tener que volver a fastidiarme. Porquería de temporada...

2 comentarios:

Hermione dijo...

Mucha suerte con los exámenes. A mí también me quedan tres, pero menudos son, y encima seguidos...Mañana a las 9 también como una condenada en la biblio, que hay que repasar 200 hojas con letra diminuta en 10 días....Que Dios me coja confesada si no sobrevivo a los exámenes de 4º de Farmacia...

Saludos.

Saludos.

Javi dijo...

Sobreviviremos, tú a Farmacia y yo a Electrónica, aunque sea lo último que hagamos en la vida.

Ánimo que ya nos falta poco.