domingo, 7 de febrero de 2010

"Eclipse". Mi análisis pormenorizado y tal...

Hace unos días acabé de leer el tercer libro este donde sale un vampiro (que según las féminas españolas y del mundo mundial está muy bueno) y una chica que destrozaría las estadísticas de delincuencia para una década (Bella Swann, para más señas). "Eclipse", vamos. Las consideraciones finales que sobre dicho libro tengo que decir son las siguientes. Sin ánimo de ser exhaustivos, que diría don César Vidal Manzanares, los hechos son los siguientes.

1. Admiro a la autora. Nunca nadie fue capaz de contar una historia más simple en tantas páginas. Y escribe bien, la tal Meyer. Sólo tiene la manía de, digamos, cargarse los mitos. Ahora los vampiros no se mueren al Sol y los licántropos se transforman a placer. No lo critico porque uno puede escribir lo que le dé la real gana...

2. Edward Cullen, al margen de lo que puedan pensar algunos tipos por ahí, es un tío (es un decir) decente (dentro de lo que cabe). Quién iba a pensar que a estas alturas la historia de Buffy y Angel iba a repetirse pero con una chica que no es precisamente cazavampiros. Pueden decir lo que quieran de él, pero su comportamiento es decente y honrado. Tiene algunos puntos sarcásticos que es que me mondo... me recuerda hasta a mi lado oscuro y todo, juas.

3. Jacob Black, está siempre haciendo el indio, se cree guay, acosa a la pobre Bella, es un salido, un idiota, cada día me cae más gordo, me acuerdo de su santo padre en taparrabos cada vez que aparece, se piensa que es superior al resto y no es más que un perro asqueroso que se mea en los árboles para marcar el territorio. Lamento esta sarta de insultos lamentable y condenable, pero es lo que pienso acerca de ese mamarracho que se mete por donde no le llaman. Si lo tuviera delante ahora mismo le enviaría de un shutemi a la azotea de enfrente. Habráse visto, semejante guarro no se encuentra ni en antepasados espíritus. Deja en paz a Bella, cacho perro, si quieres hacer guarreridas españolas vete a un burdel, pero no intentes meterle la lengua hasta la campanilla porque esa actitud lo único que dice al lector de ti es que eres DESPRECIABLE...

4. Bella Swann. Aaaay, señor, lo que tiene no ser consciente de que como al otro se le vaya la pinza se puede organizar una catástrofe. Además, la tal Bella está deseando hacer con el vampiro eso que todos ustedes se están imaginando ahora mismo (sic), y para colmo de males le gusta el perro apestoso; entonces claro, lo menos que pueden pensar algunas mentes es: "será p..." (eeeeeh, ¡quietos!). Vamos a ver, esto se resuelve fácil, una bala de plata para uno, una estaca de madera a otro y la tía para mí, ¡mira que es sencillo!

5. Charlie, el papá de la niña Swann. Otro que me cae mal. ¿Por qué? Pues porque le cae bien el perro pulgoso ese de Jacob. Punto y pelota, no voy a hablar más del policía bigotes este que me recuerda a Paco Miranda. No es por nada, es que la hija de Paco Miranda podría ser Bella, y luego Edward puede ser Lucas y Jacob el tal Aitor. Vamos, digo yo.

6. Rosalie Cullen. Rubia de bote que aparece en un capítulo de relleno para contar cómo unos hijos de la Gran Bretaña la convirtieron en lo que es.

7. Jasper Hale. El estratega que organiza el plan para coser a palos a la pelirroja de las narices que quiere matar a Bella desde los inicios de la saga. Qué tío más grande.

8. Emmet Cullen. Este ni sale...

9. Alice Cullen. Está todo el rato viendo cosas raras, como es normal en ella. Nada relevante.

10. Conclusión final: vamos a ver, lo que es la historia a mí me gusta y si no fuera porque Jacob es un chulo musculitos inflado a esteroides que no tiene dos guantazos, me gustaría más. La saga, digo. No Jacob. No empecemos con mariconadas, aquí chorradas las justas. Pero bueno, esto es lo que hay. Hay seres más imbéciles que Jacob en el planeta Tierra. Por ejemplo, Iván en El Internado es más chuleta todavía.

En fin...
Que aquí lo dejo.

En un par de meses dejo el de Amanecer, que lo tengo ahí en la estantería. En cuanto acabe los exámenes me pondré a leer ese tocho, sólo superado por Harry Potter y la Orden del Fénix.

Saludos a todos menos a uno.