jueves, 29 de marzo de 2012

Momentos Muertos de la Historia. Hoy, la Huelga General.

El hombre se dirigió a su tienda, para abrir, como todas las mañanas. Pero entonces, desde la otra acera de la calle, donde un grupo de piquetes de CCOO y la UGT estaba pegando bocinazos y tocando el pito, llegó otro tipo pegando voces.
-¡Estamos en huelga, no abras que tenemos que defender nuestros derechos!
Nuestro primer hombre no le hizo caso y abrió la persiana de su tienda, una librería situada en el centro de Madrid. El piquete gritó:
-¿Pero es que estás abriendo? ¡Te parecerá bonito, ¿no?! Abriendo un día de huelga...
-¡Te importará a ti mucho, so licenciao!- le espetó el primero.
-¡Qué boniiito! ¡Tól mundo de huelga y tú trabajando ahí, so esquirol!-insistió el piquete.
-¡Qué guantazo te vas a llevar así con tó' la mano vuelta! ¡Lechuzo! ¿Pero tú eres tonto o te has dao un golpe en un poyete, muchacho? ¡Veste a la mierda! ¡No vete, no! ¡VESTE!
-¡Esquirol! ¡Vendido a la reforma laboral! ¿Qué pasa eh? ¡Te vamos a echar silicona en la cerradura!
-¡¡Que te vayas a la mierda!! ¡Date una vueltecilla y vete de crucero y cómprate un Rólex con tus colegas! Pero será piojoso, no viene aquí el tripas de hule a decirme que si abro que si no abro...
-¿Te paece bonito, el librero ahí abriendo, un día como hoy? ¡Que te van a bajar el sueldo los del PP! ¡¡Que son mu maaaalos!!
Nuestro librero estalló y, gritando, cogió un montón de bolis bic gastados, y empezó a lanzarlos contra el piquete, que salió por patas.
-¡Te voy a sacar las tajás! ¡Te voy a sollar como un conejo! ¡Te voy a meter una ensalá de guayas que vas a perder la orientación espacio tiempo! ¡Te van a tener que poner vaso dilatadores para que te llegue el riego a la cabeza! ¡¡TOOONNNNNTO!! ¡QUE ERES TONTO! Vaya un estomagante zarramero, cataguisaos, brincapozos... ¡LECHUZO, QUE ERES UN LECHUZO! ¡Hartosopas, qué sartenazo te vas a llevar ahí en la tabla'l pecho! ¿¿Pero tú que tienes que venir aquí a la librería?? ¡Te revieennnnnto! Cara rana, so piojoso, afina piedras... ¡que te voy a dar una así de revés que te van a salir las tráqueas por los cuartos traseros! ¡Hocico pollo! ¡VESSSTE A LA MIERDA!

En ese momento llegó un cliente.
-Buenos días...
-Hola, buenos días, dígame...

Y la Historia del Mundo continuó su imparable camino...