jueves, 11 de diciembre de 2014

La Ley "mordaza" de Seguridad Ciudadana

Todos hemos visto en los últimos tiempos a personas manifestarse libremente en las calles pidiendo "democracia real ya", "rodea el congreso", "contra la casta", etcétera, etcétera, etcétera.

Debido a incidentes ocurridos en estas concentraciones, tales como quema de contenedores, destrozos en escaparates, ataques a la policía, rotura de marquesinas o lunas de coches, el infausto desgobierno que estamos padeciendo, del que, no es ningún secreto, no soy admirador, para nada, ha sacado una ley que estos grupúsculos radicales que se dedican a destrozar cosas ha calificado como "Ley Mordaza".

La "Ley Mordaza" no es sino una Ley de Seguridad Ciudadana que lo único que busca es que no ocurran estos altercados en las calles y que puedan ser sancionados. Busca que los Cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado puedan actuar cuando consideren que hay alguna persona que pueda perturbar la paz y tranquilidad en las calles de este nuestro país. Busca que no haya energúmenos que se dediquen a estampar piedras contra escaparates ni antorchas contra contenedores que luego se vayan de rositas.

Lo más curioso de estos sujetos que llaman a esta ley "la Ley Mordaza" es que se quejan de que no pueden expresar libremente su opinión mientras expresan libremente su opinión. Es decir, nadie va detrás de ellos con una pistola para obligarles a que digan esto o lo otro. Y lo hacen por las redes sociales, sin haberse siquiera leído la ley que ha sacado el PP adelante (ya era hora de que esta panda de inútiles hiciera algo bueno), ladrando estupideces y vomitando su bilis liberticida en pro de su única y genuina verdad universal: "este gobierno fascista quiere imponernos lo que podemos o no hacer".

Pues mirad, queridos niños, vosotros podéis hacer vuestras manifestaciones como y cuando os dé la real y santísima gana, podéis protestar de lo que os salga de la punta de lo que hay por ahí debajo del ombligo, podéis llevar las pancartas que os dé la gana, podéis gritar las consignas que os parezcan mejores.
Ahora bien, nada de llevar pancartas incitando al odio o a la violencia.
Ahora bien, nada de gritar consignas incitando al odio o a la violencia.
Ahora bien, nada de vandalismo en las calles.
Ahora bien, nada de protestar porque os da la santa gana de cortar una calle porque sí, porque sois guays y porque os sale de las narices.

Y yo creo que esto es algo que cualquier persona con un par de dedos de frente apoyaría: que no haya vándalos en las calles quemando coches y encima quejándose de que los antidisturbios fascistas y asesinos le ha soltado un porrazo. Es que hay que ser tonto.

Así que, poco aplaudo yo al PP y a Maricompljines, el traidor que saca a presos etarras, violadores y demás asesinos a las calles porque lo dice un tribunal de Estrasburgo o no sé qué historias. Pero en esta ocasión, sí que lo hago.

Por cierto, antes de expresar (respetuosamente, espero) vuestras opiniones en los comentarios, aquí os dejo la ley. Para que vayáis leyendo.

Y por si echabais de menos la frase...
SIGO SABIENDO LO QUE HICISTEIS EL 13 DE MARZO.