jueves, 3 de marzo de 2016

Pactos, pactos, pactos.

Es hora de desempolvar los gruesos lodos que han cubierto a este mi blog durante tanto tiempo. Hora de volver y empezar a analizar de nuevo la actualidad política, tanto de la vieja política como de la nueva política, que es lo mismo que en la vieja política sólo que ahora los que enchufan al padre, a la novia y al hermano se duchan cada año bisiesto (les ha tocado hace poco).

El 20 de diciembre, como todos ustedes saben, el PP ganó las elecciones pegándose un monumental batacazo electoral que se tradujo en el peor resultado de Mariano Rajoy Brey al frente del mismo. Y es que el PP es un partido gastado, devastado por la corrupción de bastantes de sus miembros, que ha hecho una gestión de Mierda al frente del Gobierno traicionando todos los principios de los votantes tradicionales del PP: ahogando a la gente a impuestos; dejando en libertad a etarras, violadores y gentuza por la doctrina Parot; siendo unos blandos con los nacionalistas catalanes, que les hicieron el referéndum por la independencia en sus mismísimas narices sin que Rajoy tuviera los arrestos suficientes para actuar. Toda la gestión de mierda del PP unida a la corrupción le ha hecho quedarse en 123 míseros escaños.

El PSOE no es que haya ido a mejor. La gente recuerda aún la ruina de ZP, que se las veía muy felices en 2008 prometiendo la perfección, la utopía...


No voy a ponerme a recordar lo que hizo este tío porque está todo en las entradas anteriores del blog. Las corruptelas del PSOE (existen, aunque ni el Tato hable de ellas) también han mermado lo poco que queda de ese partido que nos llevó a la ruina total. Eso la gente en su conjunto no lo ha olvidado y por eso el actual líder del PSOE, Pedro Sánchez, se ha pegado un batacazo que lo ha dejado en 90 escaños. 90 escaños con los que el tío, olé sus narices, quiere ser presidente del gobierno. ¿Con quién? He ahí la cuestión.

Opción 1. Albert Rivera. Ciudadanos. Qué mono va este chico siempre. Qué pena que no se moje ni cuando se ducha. Dijeron que no iban a pactar con el PSOE y ahí están, en Andalucía, encubriendo a los tíos de los Eres, el fondo de reptiles, los cursos de formación y su padre en triciclo. Lo bueno que tiene Ciudadanos es que es un partido de índole nacional que está defendiendo muchas de las cosas que el PP defendía en su día. Por eso Albert Rivera se ha ganado el calificativo de "nueva derecha", a pesar de que Ciudadanos sea un partido de centro-izquierda, cosa que los pijoprogres rojos no llegan a comprender, porque para ellos ser de izquierdas es querer cargarse España. Pero vamos con eso ahora.

Opción 2. Pablo Iglesias. Podemos. Este engendro de Hades con algún perro piojoso de tres cabezas ha llegado como el adalid, el estandarte de lo nuevo, la decencia, la honradez, lo que quiere "la gente". Los borregos comunistas le siguen ciegamente y se les llena la boca de la palabra "democracia" a la par que insultan a la gente que opta democráticamente por votar otras opciones igual de legítimas que no son Podemos. O no, espera, que esas opciones no son legítimas, no son demócratas, no las vota el pueblo, no las vota "la gente". Para Podemos lo que vota "la gente" es sólo a ellos. Los demás son unos fascistas. 

Aquí el cambio podemita preocupándose de LA GENTE, del PUEBLO, para que nadie pase hambre, para que no haya desigualdad, para que no haya pobreza, para que puedas cobrar 600 euros al mes por tocarte las narices tirado en la cama todo el día, para que puedas okupar una casa vacía sin currártelo como han hecho tu padre o tu madre antes que tú, para que seas EL PUEBLO libre y democrático. 
Se escudan en mamarrachadas populistas de esta índole para engañar a la gente (a los imbéciles comunistas no los engañan, saben perfectamente lo que hay y, lo peor, están de acuerdo con los extremismos de "o piensas como yo o eres un facha de mierda y mereces morir como Isabel Carrasco, cuyo asesinato a tiros esta GENTUZA ni se molestó en condenar) y una vez que han captado sus votos, se ocupan de los fundamentales asuntos que proporcionarán un nivel de vida mejor a sus conciudadanos. Por ejemplo, cargarse la cabalgata de los Reyes Magos, querer cargarse la Semana Santa sacando a las calles la Procesión del Coño Insumiso, cambiar los nombres de las calles que sean fachas, franquistas, guerracivilistas y retrógradas, enchufar a sus familiares, amigos y parejas mientras se quejan de que el PP enchufa a sus familiares, amigos y parejas, robar de la saca mientras se quejan de que el PP roba de la saca, en fin, una serie de medidas que, oh lector gaditano, madrileño o barcelonés, seguramente ya notas en tu nivel de vida diario.
A este engendro de la coleta lo han votado como 3 millones de personas (dos de ellos engañados por el coletón y el Errejón y uno porque creen de verdad en la sarta de imbecilidades que promulga), pero no me creo yo que el español medio sea tan rematadamente tonto como para continuar creyéndose las mamarrachadas de un tío que viene de salvador de LA GENTE y lo único que quiere es el sillón, el sueldazo y cobrar más de lo que tú y yo vamos a ganar en nuestra vida mientras España se queda descuartizada y en la absoluta ruina.

La moraleja de toda esta historia es que a día de hoy llevamos dos meses casi y medio sin gobierno y estoy empezando a darme cuenta de que tantos sueldazos de diputado y tantos cargos sobran en España, porque el país tira para delante. Porque lo saca la gente adelante. La gente como tú o como yo, no LA GENTE que dicen estos iluminados podemitas que no han pegado un palo al agua en su vida.